domingo, 6 de mayo de 2018

CASTILLO DE CASTRO - ALFONDIGUILLA - CASTELLÓN



El castillo es de origen árabe, pertenece al término de Alfondiguilla. Se halla sobre un montículo del Parque Natural de la Sierra de Espadán, a 787m. de altitud.


Es de planta irregular, posee dos recintos y una torre del homenaje. Fue importante bastión de la resistencia islámica y sería conquistado por Jaime I en la cuaresma del año 1238, al mismo tiempo que los de Almenara, Vall d´Uxo y Nules.


Durante el levantamiento de Al-Azraq volvió a convertirse en fortaleza musulmana hasta su derrota en 1250. En un primer momento perteneció a la corona y posteriormente, sería cedido a Jaume de Xérica, quedando integrado en su baronía. Posteriormente volvería a la corona, luego al condado de Xérica y, más tarde, al ducado de Segorbe.









TORRE VIGÍA - MONTANEJOS - CASTELLÓN



  Entre sus monumentos cabe destacar, incrustada en un moderno edificio que sustituye al viejo palacio señorial de los condes de Vallterra, una antigua torre defensiva. Es de planta circular y alzado cilíndrico construida con guijarros procedentes del río y trabada con argamasa.


 Esta torre estaba comunicada con el castillo de La Alquería, que recibe este nombre por ubicarse en el antiguo núcleo poblacional de Montanejos, llamado Alquería de Arriba, que no se debe confundir con el actual caserío de La Alquería, que históricamente era conocida como Alquería de Abajo. Dicho castillo se ubica en la margen derecha del río Montán a 713 m en una posición estratégica, desde donde se domina la confluencia con el Mijares, así como la ruta que procede de Montán y la que se dirige hacia la Plana. El castillo, aunque está catalogado como Bien de Interés Cultural desde 2004, se encuentra bastante deteriorado. Posee tres estructuras diferenciadas: dos torres y un aljibe.






viernes, 4 de mayo de 2018

PALACIO DE LA ALJAFERÍA - ZARAGOZA



 El Palacio de la Aljafería es uno de los monumentos más emblemáticos de Aragón. Reconocido internacionalmente por sus valores artísticos, este conjunto también destaca por haber sido uno de los escenarios clave en la historia y en la vida política de esta Comunidad Autónoma.


 La edificación más antigua que hoy se conserva del conjunto es la Torre del Trovador, cuyos pisos inferiores datan del siglo IX y que fue integrada en el palacio musulmán levantado en el siglo XI por los Banu Hud, monarcas de la Taifa zaragozana. Este palacio es considerado en la actualidad como una de las cimas del arte hispanomusulmán. Tipológicamente, el conjunto se inspiró en los palacios omeyas del desierto del siglo VIII, rodeándose por un recinto amurallado de planta cuadrada con lienzos reforzados mediante torreones ultrasemicirculares. En el interior, el eje central en dirección Norte-Sur, alberga las construcciones residenciales del palacio taifal, de gran belleza ornamental. Allí se localiza el patio de Santa Isabel, de planta rectangular, a cielo abierto, con albercas en sus lados cortos y un pórtico que lo rodea precediendo las estancias. En el lado Norte se disponen los espacios más relevantes, como son el Salón de los Mármoles o Salón del Trono y a ambos lados dos estancias cuadradas a modo de alcobas reales. Esta zona destacaba por su exhuberancia ornamental, aunque en la actualidad se conserven fragmentos aislados, y también por la utilización del arco mixtilíneo, característico de la Aljafería. En el flanco oriental del pórtico Norte se encuentra el pequeño oratorio que estuvo destinado al uso exclusivo del monarca y su corte. Su planta es de formato cuadrado que en altura se convierte en octogonal y en uno de sus lados, orientado hacia el sureste, se abre en arco de herradura el nicho del mihrab. Del oratorio original se conserva en su primera planta una rica decoración a base de arcos mixtilíneos, ataurique y un friso con una leyenda cúfica y por encima de éste, una galería de arquillos lobulados con restos de decoración pictórica.


Después de la conquista de Zaragoza por Alfonso I en 1118, el palacio fue reformado en numerosas ocasiones. La mayoría de los restos de época medieval que han llegado hasta nuestros días datan del reinado de Pedro IV el Ceremonioso en el siglo XIV. Se localizan en las plantas baja, intermedia y superior y corresponden con la parte mudéjar del conjunto. La puerta de ingreso al palacio desemboca en el patio de San Martín desde donde se accede a la iglesia mudéjar dedicada al mismo santo. En el lado Sur del patio de Santa Isabel se localiza la sala de San Jorge y en el Norte la sala baja del palacio mudéjar cubierta por un espectacular alfarje ornamentado con motivos heráldicos. En el sector Norte, sobre el palacio musulmán se ubican tres estancias pertenecientes al palacio de Pedro IV como son la sala que lleva el nombre del propio monarca, la alcoba de Santa Isabel y la planta superior de la Torre del Trovador.

 
En época moderna la Aljafería sufrió varias reformas que potenciarían el carácter defensivo del edificio. Del proyecto diseñado por el ingeniero Tiburcio Spanochi para Felipe II a finales del siglo XVI, se conserva únicamente el foso que rodea el conjunto. Posteriormente, en el último tercio del siglo XVIII, bajo el reinado de Carlos III, se levantaron una serie de edificaciones cuartelarias que todavía permanecen en buena parte en el tercio occidental del castillo, configurando en su interior el gran patio de armas.
Tras numerosas reformas, el Palacio de la Aljafería es la sede de las Cortes de Aragón, volviendo a retomar, de este modo, la importancia política de antaño adaptada a los tiempos actuales.






PALACIO - FORTALEZA DE DON DIEGO LÓPEZ DE ZÚÑIGA - CURIEL DE DUERO - VALLADOLID



La importancia que en su día tuvo la villa de Curiel, tiene su reflejo en la existencia en el tiempo de dos castillos, uno el castillo del llano y , otro, el castillo que se conserva sobre un elevado promontorio castillo de Curiel de Duero. La planta es rectangular con torres en las esquinas. Actualmente el interior esta destruido.Tuvo patio central de columnas achavadas. La puerta principal es ojival con dovelas de piedra de sillería.


El palacio fue conocido como "Palacio de Justicia Mayor", ya que en él se impartía justicia de la Comunidad de la Villa y Tierra de Curiel, hasta la desaparición del Antiguo Régimen después de 1812.


El castillo del llano, del que se conserva muy poco, se acabó de contruir en 1410 por Diego López de Estúñiga, fundador de la Casa Zúñiga. Posteriormente perteneció a la casa Ducal de Osuna, que en 1866 lo vendió a Indalencio Martínez Alcubilla.


De su sobria planta rectangular, con grandes torreones en las esquinas y patio central porticado, tan sólo se conserva en la actualidad la fachada flanqueada por dos torreones.


CASTILLO DE CASTROVERDE DE CERRATO - VALLADOLID



 Existen vestigios de una fortaleza amurallada del siglo IX, en la que hoy se denomina "El Cotarro de la Villa", que fue cabeza de una pequeña encomienda de la Orden de Santiago.



CASTILLO DE VILLAFUERTE DE ESGUEVA - VALLADOLID



El castillo se compone de dos recintos: el interior o cuerpo principal , de planta casi cuadrada con torres circulares en tres de sus esquinas y una torre del homenaje en la cuarta, el exterior o barrera rodea al interior adaptándose a su perímetro.


Este castillo que data del siglo XV y es propiedad de la Asociación de Amigos de los Castillos, es un típico ejemplo de la llamada "Escuela de Valladolid". Se protege por una barbacana de centros cilíndricos muy similares a las de otras fortalezas cercanas, la parte central posee una impresionante torre de homenaje de planta cuadrada, parecida  a la de Fuensaldaña y reforzada con atalayeras angulares y cuerpo de matacanes en lo alto. Las ventanas conservan sus rejas de tracería cuadriculada.


Fue levantado en el siglo XV formando parte de la línea defensiva trazada a lo largo del río. Su promer señor fue García Franco, converso de ascendencía judía, regidor en Valladolid.
Es posible que la fortaleza fuera levantada para ejercer un control directo sobre las propiedades familiares, además de como plaza fuerte donde refugiarse en casa de revueltas contra los judios.









CASTILLO DE CANILLAS DE ESGUEVA - VALLADOLID



 Quedan en pie las dos torrecillas  que escoltaban un frente de la desaparecida torre del homenaje, de diseño muy parecido al de la vecina torre del castillo de Villafuerte. A principìos del siglo XV pasó a poder de la familia Zúñiga, formando parte de sus posesiones en la zona junto a Encinas y Curiel.